Manuel Ángel Quevedo espera que los proyectos de Medio Ambiente que están ya muy avanzados, como la construcción del cuarto módulo de la desaladora, no tengan muchas dificultades para seguir adelante con el nuevo Gobierno del Partido Socialista, al margen del retraso lógico que supone un cambio de Ejecutivo.

El consejero de Coordinación y Medio Ambiente ha recordado que la Ciudad tenía previsto reunirse la semana que viene con la Dirección General de Agua para elaborar el convenio que es necesario para la ejecución del cuarto módulo de la desaladora. Señala que el proyecto y los pliegos están ya realizados pero que se requiere firmar este acuerdo.Añade que en cuanto se nombren a los nuevos responsables ministeriales, el Gobierno local solicitará reunirse con ellos.

El popular recuerda también que el Gobierno central había aprobado las obras de saneamiento del Dique Sur, del entorno de Beni Enzar y las del centro de menores de la Purísima, actuaciones todas ellas contempladas en los Presupuestos Generales del Estado

Pendientes quedan además algunos proyectos relacionados con las costas de la ciudad. Informa de que se está realizando un estudio de dinámica litoral con miras a evitar la pérdida de arena en determinadas playas como, por ejemplo, la de la zona del Hipódromo.

Quevedo entiende que se vayan a retrasar todas estas actuaciones por todo lo que conlleva un cambio de Gobierno, pero espera que no  sufran ninguna que otra complicación más.  El consejero de Coordinación y Medio Ambiente reitera el compromiso de la Ciudad Autónoma para trabajar con la Administración central. Asegura que la colaboración “será máxima” pero remarca que serán exigentes ante cualquier retraso “injustificado”.

Vía Cope Melilla