Rachid Bussian considera “un disparate” algunos cambios fiscales anunciados por el Gobierno en la última comisión de Economía, Empleo y Administraciones Públicas. El cepemista ha insistido en que el Gobierno no debe llevar una modificación de la orden fiscal reguladora sin un “consenso previo” con el resto de los grupos de la oposición, o lo que es lo mismo, insiste Bussian, ignorando “a una gran parte de la población melillense”.

El diputado dice que se están tomando medidas políticas fiscales “sin tener un modelo de ciudad definido” ni una “hoja de ruta preestablecida”, como el aumento en la importación del cemento cuando están “vendiendo” la ampliación del puerto de Melilla, algo que Bussian califica de “incomprensible”.

Otro de los aumentos que critica el cepemista es la subida del IPSI en el textil y calzado usado, que pasa del 0.78 euros por kilo a los 2 euros por kilo. Una subida, señala Bussian, pensada en un 500 por ciento, pero que algunos miembros de la mesa por el empleo, mediante presión, consiguieron rebajar.

Bussian recuerda que todas sus afirmaciones y exigencias vienen avaladas por el nuevo interventor, que “echa en falta” en el expediente administrativo un informe técnico que valore el impacto económico de las medidas propuestas. Algo, califica el cepemista, de primero de Primaria.

Vía Cope Melilla