Por tercera semana consecutiva, los jueces y fiscales han realizado un parón a las puertas de las Torres del V Centenario para reivindicar una mejora de la justicia, tanto para el ciudadano como para los trabajadores, y en protesta de las últimas injerencias del ministro de Justicia que, declaran, suponen un auténtico “atentado” contra  la división de poderes.

Pese a que ha habido varias reuniones con el ministerio, afirma Carlos Viader, miembro del Comité Nacional de la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria, no han conseguido “absolutamente nada” a día de hoy. Por eso, declara, realizarán una huelga el día 22 de mayo para “presionar” al Poder Judicial, al Ministerio de Justicia y al Ministerio de Hacienda.

Vía Cope Melilla