La Guardia Civil ha detenido a un melillense de 34 años como presunto autor de un delito de receptación de un teléfono móvil procedente de hurto. El terminal fue sustraído en Alicante y se puso a la venta a través de una conocida página web.

Las indagaciones realizadas por la Comandancia de Alicante determinaron a través del dispositivo de localización instalado en el teléfono que estaba siendo usado en Melilla. Localizado el usuario del móvil, aseguró que lo había adquirido de forma legal en una reconocida página web, aportando los datos que lo eximían de complicidad en el delito.

El supuesto autor del delito, donde el usuario compró el teléfono de buena fe, contaba con su propia página dentro de la aplicación de venta de productos desde finales de 2017. El teléfono, con un valor cercano a los 900 euros, ha sido entregado a su propietaria. La Comandancia continúa las gestiones policiales para determinar si alguno de los teléfonos puestos a la venta en esa aplicación de internet pudiera ser de procedencia ilícita. El detenido ha pasado ya a disposición judicial.

Vía Cope Melilla