El consejero de Coordinación y Medio Ambiente ha confirmado que desde hoy solo podrán operar en Barrio Chino aquellas furgonetas que tengan acreditada su legalidad, un proceso del que se ha hecho cargo la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME), a través de su departamento de Transportes.

Manuel Ángel Quevedo ha explicado de hecho que la Ciudad Autónoma no puede poner limite al número de licencias. Lo que hace el Gobierno local, dice, es dar autorización a aquellos que se dedican al transporte público de mercancías o al privado que llevan una carga superior a los 3.500 kilos.

Vía Cope Melilla