UGT ha apelado esta mañana a la responsabilidad de la patronal para actualizar los convenios de la Construcción y el Metal, este último decaído desde 2012, que afectan en Melilla a unas 1.800 personas. Como ha explicado Jesús Ordóñez, secretario de Acción Sindical de la FICA, en materia de Construcción hay fijada una tabla de incrementos salariales del 1,9 por ciento para 2017 y del 2 para este año que aún no se han hecho efectivos.

En cuanto al Metal, Ordóñez ha confirmado que las negociaciones del nuevo convenio están bloqueadas desde 2011 y que tras decaer el anterior un año después, el sector se rige por el estatuto básico de los trabajadores desde finales de 2012. Afirma el ugetista que en el Metal han perdido desde 2009 un 9 por ciento de poder adquisitivo.

Jesús Ordóñez ha aclarado que hay una propuesta pendiente de ratificación y firma para fijar un incremento salarial del 4,3 por ciento desde el 1 de enero de este año. El sindicato apela a la responsabilidad de las empresas para sentarse a negociar este convenio, que no solo regula aumentos de sueldo sino también aspectos relativos a la formación, los seguros o el calendario laboral.

Vía Cope Melilla