La portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso ha podido finalmente entrar este mediodía en el Centro de Menores de la Purísima después de que en un primer intento se le impidiera el acceso a pesar de haber comunicado su visita por escrito hace una semana. La diputada, que considera extremadamente difícil realizar un Melilla un control democrático de las políticas públicas, ha tenido ocasión de comprobar “las pésimas condiciones materiales” del centro.

Según Ione Belarra, los niños duermen hacinados y a veces tienen que compartir el mismo colchón. Asegura que hay 555 menores en un centro “que no da más”.

También ha destacado la diputada que “los derechos de la infancia no están garantizados en Melilla”. Sostiene que lo que ocurre en la ciudad sería intolerable en cualquier centro de menores de la Península. Según Belarra, “no todo vale, ni criminalizar, ni tenerles en estas condiciones”.

Vía Cope Melilla