La Fundación de Huérfanos de la Policía Nacional atiende en Melilla a 13 huérfanos, 7 menores de 22 años, 2 entre los 22 y 30 años y 4 con discapacidad. El presidente de la fundación, Gonzalo Alonso, se ha reunido hoy con estas familias para conocer sus necesidades y ha explicado que la entidad presta ayudas tanto económicas como sociales, así como apoyo psicológico.

Al encuentro se ha invitado también a los agentes del Cuerpo en Melilla para que conozcan la labor de la fundación y colaboren con su mantenimiento, ya que la entidad se financia con las aportaciones de los agentes, que oscilan entre los 3 y los 8 euros, y la renta que obtiene del alquiler del antiguo colegio de huérfanos de Madrid.

La atención no solo se presta a las familias de los agentes fallecidos, sino también a los policías que hayan perdido a su pareja. Es el caso de dos agentes de Melilla, que se han quedado viudos y con hijos pequeños.

Vía Cope Melilla