Juan José Imbroda asegura que está “muy satisfecho” porque la conversación que han mantenido la Ciudad Autónoma y la Delegación del Gobierno con la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME) esta tarde “ha sido como siempre: franca y constructiva”.

El jefe del Ejecutivo local ha explicado que esta nueva reunión está enmarcada en los “encuentros periódicos y en el diálogo permanente” que ambas Administraciones mantienen con el sector empresarial. Apunta Imbroda que este cara a cara ha servido para dar un repaso general a todos los problemas derivados de la situación fronteriza aunque señala que se ha hablado también “de la ciudad en su conjunto”.

El popular ha remarcado que las autoridades de la ciudad “están haciendo la tarea” en este sentido para mejorar la situación económica de Melilla pero entiende que son temas “muy difíciles y complejos” que “no se solucionan de la noche a la mañana”. “Bastante se han solucionado”, subraya.

Al hilo de lo expuesto, ha aclarado que el Gobierno español no ha cerrado esta tarde la frontera de Beni Enzar. Explica que han sido las autoridades marroquíes las que han ralentizado “muchísimo” el paso al ir revisando y abriendo “bolso por bolso”. Aclara que “han formado una pelotera gigante en el lado español”.

Este hecho, subraya, pone de manifiesto que el 50 por ciento de la cuestión de la frontera depende de Marruecos. Comenta Imbroda  que el Ejecutivo español “no tiene imperio para ordenar y obligar a que se tomen medidas” al otro lado de la frontera.

Para finalizar, ha dicho que lo que pretende el Gobierno de la Ciudad y la Delegación del Gobierno es mantener “ese diálogo permanente, franco y de colaboración” con el sector empresarial para alcanzar “mejores éxitos”. Adelanta que esta reunión volverá a celebrarse dentro de unas dos o tres semanas pero deja claro que, independientemente de estos encuentros, el diálogo y la comunicación entre las partes es “continuo y diario”.