Los agentes observaron a un joven que se mostraba nervioso a medida que se aproximaba a la cabina de control. Los policías le formularon algunas preguntas de rutina a las que respondió de forma incoherente, por lo que le invitaron a que les acompañase a una dependencia anexa para revisar su equipaje.

Como resultado de la inspección, los policías encontraron cinco tabletas y tres trozos de hachís ocultos en los zapatos de un joven marroquí de 21 años, procediendo a su detención como presunto autor de un delito contra la salud pública.

Poco después, los agentes observaron a otro joven que también se mostraba nervioso ante la presencia policial. Del mismo modo, sus respuestas a las preguntas de rutina que se le formulaban despertaron las sospechas de los policías.

Igualmente, dentro de los zapatos de este viajero, un melillense de 18 años, se encontraron tres tabletas y cuatro trozos de hachís que alcanzaban un peso de 600 gramos.

Vía Cope Melilla