“Una vez más”, desde la Delegación del Gobierno se aclara que en el puesto fronterizo de Beni-Enzar existe entrada diferenciada para ciudadanos de la Unión Europea y los extracomunitarios. Asimismo, desmiente que en algún momento la policía marroquí sea la que gestione la frontera de Melilla y reitera que Beni-Enzar es un paso internacional “que requiere de un mínimo control documental”.

Con respecto a los problemas de acceso registrados este sábado en Beni-Enzar, se aclara que el tapón que se formó fue consecuencia de la aglomeración de personas que pretendían acceder en ese momento “y a la necesidad de realizar un control en aras a preservar la seguridad interior en Melilla”.

Asimismo, desde la Delegación del Gobierno se desmiente que el paso fronterizo de Farhana estuviera cerrado el sábado por la tarde, “sino que funcionó con normalidad a lo largo de todo el día, salvo un escaso período de diez minutos alrededor de las 16.00 horas, momento en el que tuvo que cerrarse por aglomeración de porteadores y para evitar avalanchas o problemas de mayor calado”. El paso que sí se cerró durante toda la tarde fue el de Barrio Chino “por extrema aglomeración de personas en el lado marroquí y en aras a evitar posibles avalanchas”.

“Comprensión y paciencia”

Subrayando que las fronteras de Melilla “lo son con un país extracomunitario como es Marruecos y que el control mínimo de los accesos resulta imposible de obviar”, Delegación del Gobierno pide “comprensión y paciencia” a quienes guardan colas en los accesos a la ciudad.

Aunque entiende que es “lógico” que se demande una frontera fluida, se matiza que “resulta obligado” llevar a cabo el debido control documental y de seguridad de cuantos acceden a Melilla. Se apunta que “lejos quedan ya las imágenes en las que en la frontera de Beni-Enzar el caos campaba a sus anchas”.

Vía Cope Melilla