Coalición por Melilla ha pedido a la Delegación del Gobierno y la Autoridad Portuaria que hagan las gestiones oportunas para solicitar la suspensión cautelar de las medidas adoptadas por la Subdirección de Sanidad Exterior del Ministerio que, tras detectar deficiencias en las instalaciones fronterizas de control sanitario de mercancías en el puerto, obliga a que productos como los frutos secos, las especias o plantas aromáticas a pasar primero el control por otro puerto nacional antes de entrar a Melilla. Rachid Bussian explica que esta medida, que entra en vigor el 15 de marzo, conllevará pérdidas para los comerciantes.

El diputado cepemista no entiende que la Delegación del Gobierno no haya informado antes a la Autoridad Portuaria de esta situación para evitar su implantación y subraya que está prohibición pone de manifiesto que tanto Miguel Marín como Abdelmalik El Barkani quieren acabar con el comercio en la ciudad.

La Subdirección de Sanidad Exterior informa de que hasta que no se subsanen las deficiencias detectadas esta mercancía deberá introducirse a través de otro puerto nacional. El principal partido de la oposición critica que la Autoridad Portuaria se gaste un millón de euros en instalar concertina en el puerto y no cuente con unas instalaciones fronterizas de control sanitario de mercancías acorde a la normativa.

Bussian asegura que estamos ante un “hecho preocupante” motivado por la dejación de funciones del presidente de la Autoridad Portuaria y el delegado del Gobierno y recuerda que las agencias de aduana y transitorios y los empresarios se van a ver afectados porque van a tener que pagar el doble en concepto de tasas.

Vía Cope Melilla