La Guardia Civil ha detenido a un joven como supuesto autor de un delito de conducción temeraria y  contra la seguridad del tráfico. Se trata de un marroquí de 24 años con residencia legal en Melilla sobre el que pesaba una orden de detención e ingreso en prisión.

Los hechos sucedieron este martes en las inmediaciones de un colegio. Una patrulla de la Guardia Civil observó cómo un vehículo circulaba a gran velocidad sin respetar las normas de circulación. Se procedió a darle el alto, pero el conductor hizo caso omiso a las indicaciones de los agentes, “al tiempo que aumentaba la velocidad”.

La persecución comenzó por la Pista de Carros y, aunque el conductor fue finalmente interceptado y detenido, el vehículo colisionó con otro y causó daños a un tercero que tuvo que apartarse para evitar el choque frontal. Se explica que “ambos vehículos iban ocupados por sus conductores y menores que acababan de salir de clase”.

El ahora detenido abandonó el automóvil e intentó huir saltando el muro del cauce de un río, aunque los agentes de la Guardia Civil consiguieron darle alcance y reducirle “pese a la fuerte resistencia que opuso”. El joven pasará a disposición judicial como supuesto autor de un delito contra la seguridad vial.

Vía Cope Melilla