Daniel Ventura asegura que el programa de educadores de calle está funcionando “muy, muy, muy bien”. El consejero de Bienestar Social hace hincapié en el “empeño” de los profesionales de esta iniciativa para conseguir que los menores dejen de estar en calle y permanezcan en los centros de protección de la Ciudad Autonoma.

El popular ha insistido en que los educadores se están encontrando muchas dificultades a la hora de realizar su cometido sobre todo, remarca, porque hay muchos adultos que entorpecen su misión. Señala Ventura que hay  un grupo de unos 4 o 5  niños, “que son muy pequeños”, que reiteradamente son llevados a los centros y que una vez allí, y después de permanecer unos días, se vuelven a escapar.

Al hilo de lo expuesto, Ventura  reconoce que le sorprende que  la Policía  no haya recibido  nunca alguna llamada por parte  de alguna asociación o entidad para denunciar  este hecho.

Sobre las recogidas que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, el consejero ha  matizado que han servido para diferenciar entre menores y mayores de edad y aplicarles a estos últimos la correspondiente Ley de Extranjería para su expulsión de la ciudad. Cree Ventura  que esta medida ha repercutido favorablemente  en Melilla, consiguiendo que haya descendido el número de adultos que vivían en la calle.

En relación a una encuesta realizada por el Colegio de Psicólogos, que asegura que  un 79 por ciento de los melillenses está preocupado por  el problema de los menas, Ventura ha apuntado que no es de extrañar teniendo en cuenta, remarca, que “es un asunto que  nos preocupa a todos”.

Vía Cope Melilla