La Semana Santa 2018 trae importantes novedades para la Cofradía de la Soledad y el Cristo de la Paz. Este año ambos tronos estrenarán varales, lo que permitirá en el caso de la Virgen incorporar a ocho porteadores más, y los penitentes de las dos secciones lucirán nuevas túnicas. La imagen de la Soledad recuperará este año el manto corto con el que procesionaba hace unos años y volverá a subir por las escaleras que dan acceso a la calle Cánovas del Castillo, en el barrio del Carmen.

Este año también, de manera excepcional, la cofradía ha presentado dos carteles anunciadores, uno en el que se muestra a la Soledad en su templo durante un triduo y otro del Cristo de la Paz con la iglesia del Sagrado Corazón al fondo. El hermano mayor de la cofradía ha explicado que las fotografías son obra de José Manuel Lozano y ha asegurado que el cartel del Cristo sirve de homenaje al centenario de la parroquia.

Otra de las novedades pasa por que la cofradía cuenta con nueva sede en el patio del Sagrado Corazón, lo que permite no tener que trasladar los tronos desde la plaza de toros. Francisco Javier Calderón ha avanzado que este año los tronos de los sagrados titulares estrenarán nuevos varales. Además, en el caso de la Virgen lleva también una nueva mesa.

Calderón ha insistido en que “este año se ha tirado la casa por la ventana” y ha agradecido a la anterior junta directiva el buen trabajo realizado, que ha permitido incorporar túnicas para los penitentes de ambas secciones. La Semana Santa 2018 trae novedades también en el recorrido, ya que la Virgen de la Soledad volverá a subir las escaleras de acceso a la calle Cánovas.

Por lo que respecta a las actividades de la cofradía, el triduo tendrá lugar del 21 al 23 de marzo en el Sagrado Corazón. El desagravio del Jueves Santo correrá a cargo de Salvador Saavedra.

Vía Cope Melilla