El número de denuncias interpuestas en Melilla a lo largo de 2017 en materia de violencia de género aumentó un 14,7 por ciento con respecto al año anterior hasta contabilizarse un total de 234. Por lo que respecta a las víctimas, el 58 por ciento son españolas y el 38 por ciento marroquíes. En el caso de los agresores, la gran mayoría, un 73,9 por ciento, son españoles.

De las mujeres que han denunciado esta situación, un 78,2 por ciento ha recibido asistencia jurídica, un 50,8 por ciento ha requerido asistencia médica con parte de lesiones y a un 56,8 por ciento se les ha dictado una orden de alejamiento. Así lo ha explicado la jefa de la Unidad de coordinación contra la violencia de género de la Delegación del Gobierno.

Por lo que respecta a la asistencia médica, María Teresa Fernández ha detallado que se ha registrado un descenso del 11 por ciento debido a que ha cambiado la forma de violencia de género, más psicológica que física. Si se comparan las cifras de 2015 con las de 2017, se ha registrado un incremento del número de víctimas españolas frente a las marroquíes.

La mayoría de las víctimas de violencia de género en Melilla se encuentran entre los 21 y 40 años y los agresores entre 21 y 50 años, igual que a nivel nacional. María Teresa Fernández ha detallado también que las dos casas de acogida de la ciudad, Cruz Roja y Mujeres en Igualdad, han funcionado al 100 por cien, con 50 mujeres acogidas y 16 menores.

La jefa de la Unidad de coordinación contra la violencia de género ha resaltado el hecho de que de las 49 mujeres fallecidas en 2017, 30 convivían con su agresor y ha lamentado que el año pasado murieran ocho menores a manos de sus padres o parejas o ex parejas de sus madres.

Vía Cope Melilla