El aeropuerto ha cerrado ya el plan director para los próximos 15 o 20 años contemplando la posibilidad de ampliar la pista y crecer hasta alcanzar los 500.0000 pasajeros al año. Las instalaciones acogen a día de hoy entre 20 y 25 operaciones diarias y tiene capacidad para aumentar estas cifras.

Así lo ha asegurado Joaquín Rodríguez, director del aeródromo local, que dejará su puesto para trasladarse a Valencia a finales de mes. Durante los cuatro años y medio que ha ostentado el cargo, el aeropuerto ha trabajado fundamentalmente en dos aspectos, mejorar la calidad del servicio a pasajeros y operadores y aumentar la seguridad operacional, lo que le ha llevado a obtener la certificación europea de seguridad.

A partir de ahora será Abel Grande, hasta ahora jefe de operaciones, el que coja las riendas del aeropuerto y continúe el trabajo realizado hasta ahora. Entre los retos a los que se enfrenta, dice, está la posibilidad de recuperar las rutas desaparecidas con Almería, Granada y Sevilla, ya que el aeropuerto está preparado para ello.

El aeropuerto ha terminado 2017 con más de 324.000 pasajeros transportados y, según Rodríguez, está preparado para mover a 500.000, tal y como se ha recogido en el plan director de los próximos años. La ocupación media de los aviones, del 60 por ciento, permite también incrementar estos índices.

A preguntas de la prensa, Abel Rodríguez ha dejado claro que el aeropuerto está preparado para operar de noche y que de hecho se hace con total normalidad en determinados momentos.

Vía Cope Melilla