Juan Diego Román, delegado sindical de Comisiones Obreras, ha pedido al Ministerio de Fomento que “sitúe a Correos en el centro de su agenda política”. Solicita al Ejecutivo  central que recupere los 120 millones que se recortaron en 2017 y que se le asigne a la empresa  otra partida de 210 millones para garantizar el servicio público postal a través de un plan estratégico.

En rueda de prensa, Juan Diego Román ha comentado que de no ser así  se perderían en Melilla, “nada más comenzar el 2018”, un total de cinco puestos de trabajo: unos diez al acabar el año.

El sindicalista explica que no sólo los trabajadores de Correos se verían afectados -porque tendrán que asumir la carga laboral de sus compañeros despedidos- sino también los propios ciudadanos que verían cómo sus paquetes  y cartas se demoran. A ello, suma Juan Diego Román el retraso que se producirá en las notificaciones de la Administración con el consiguiente perjuicio que eso puede ocasionar.

Sin duda, dice, las zonas más afectadas serán los barrios periféricos de la ciudad y aquellos otros donde el volumen de correspondencia es menor. Matiza que las cartas le llegarán a los melillenses una vez o dos, “como mucho”, por semana.

Por todo lo expuesto, Comisiones Obreras plantea una serie de reivindicaciones al Gobierno que pasan por  recuperar los 120 millones  que se recortaron en 2017 y  por dotar  a la empresa de otra partida de 210 millones para un plan estratégico que permitirá  la creación de 10.000 empleos en toda España, registrar  una subida salarial a los trabajadores y aumentar los derechos laborales.

Vía Cope Melilla