Melilla se ha sumado hoy a los actos de homenaje a las víctimas del ataque de Barcelona y en repulsa al atentado perpetrado ayer. Autoridades, representantes políticos y ciudadanos en general se han concentrado a las 11.45 horas a las puertas del Palacio de la Asamblea para mantener cinco minutos de silencio.

Posteriormente, decenas de melillenses de todas las religiones se han dado cita a las 12.00 horas en la plaza Menéndez Pelayo, frente a la iglesia del Sagrado Corazón, para compartir un rezo convocado por la Mesa Interconfesional de Melilla. El vicario episcopal de Melilla, Roberto Rojo, ha pronunciado una oración en la que ha hecho un llamamiento a la convivencia en paz. El acto ha terminado con un simbólico abrazo entre ciudadanos en señal de respeto e interculturalidad.

Vía Cope Melilla