La Guardia Civil ha recuperado en Melilla dos vehículos de alta gama sustraídos en Francia y Alemania y ha intervenido un tercero por incumplimiento de contrato. Llegó a la ciudad en régimen de alquiler con el fin de desviarse al mercado ilícito. Un ciudadano belga ha pasado a disposición judicial en calidad de detenido y otras dos –un marroquí y un italiano- como investigados. El precio de los coches recuperados se cifra en unos 120.000 euros.

El vehículo de alquiler es un Mercedes C220D de matrícula española. Llegó a Melilla conducido por un ciudadano italiano. Se procedió a su intervención cautelar tras las gestiones realizadas con la empresa propietaria por incumplimiento grave de las condiciones del contrato, “que le prohíbe expresamente su transporte en barco, así como su traslado a África o países del Este de Europa para evitar que se destinen posteriormente al tráfico ilícito de vehículos mediante la interposición de denuncias por robo por parte de los grupos organizados a nivel europeo que se dedican a este lucrativo negocio delictivo”.

Vía Cope Melilla