Manuel Ángel Quevedo ha explicado hoy que la Ciudad Autónoma no puede limpiar de un día para otro solares privados en mal estado y recuerda que los pasos que debe dar la Administración pueden llegar a tardar entre nueve y diez meses. 

El consejero de Coordinación y Medio Ambiente ha señalado que en el caso del cauce del río de Oro su limpieza es competencia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Aunque la Ciudad actuara de urgencia, dice Quevedo, también tiene que superar una serie de trámites.

Por lo que respecta a los solares privados, ha detallado que cuando sus propietarios no se hacen cargo de la limpieza la Ciudad Autónoma lleva a cabo una acción sustitutoria a través de la Consejería de Fomento. El popular subraya que si no es un caso de peligro inminente para la salud, la ley no permite actuar con urgencia.

Vía Cope Melilla