Isidoro González ha subrayado hoy que el objetivo fundamental de su área es reducir la sensación de inseguridad que tienen los melillenses, de ahí que se vaya a reforzar la presencia policial en las calles. El consejero de Seguridad Ciudadana ha aclarado, no obstante, que los índices de delincuencia en Melilla no son superiores a los de otras ciudades de similares características.

A pesar de haber alcanzado el 100 por cien de los objetivos recogidos en el programa electoral, el consejero subraya que su área no está en “estado contemplativo”, sino que sigue trabajando para reducir la sensación de inseguridad.

Para contribuir a este objetivo se están aumentando tanto los medios humanos como materiales. En el caso de estos últimos, González ha recordado que se ha dotado de chalecos antibalas a toda la plantilla operativa de la Policía Local y que se han adquirido vehículos camuflados para los distintos grupos en labores administrativas. Además, se está a la espera de recibir cuatro nuevos coches, dos furgonetas de intervención policial y dos vehículos para los grupos operativos, así como un “multacar” para acabar con las dobles filas.

Si hablamos de recursos humanos, el consejero ha señalado que en 2016 se incorporaron 10 agentes a la Policía Local y ocho en 2017, con la intención de seguir creando plazas en los próximos años. Por lo que respecta a la plantilla de Bomberos, Isidoro González espera que en agosto se publique la convocatoria para cubrir 10 plazas del Cuerpo.

En este sentido, la Ciudad espera recibir en breve el coche escala adquirido para Bomberos y que costará unos 900.000 euros.

Vía Cope Melilla