A través de la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente, la Ciudad Autónoma ha invertido algo más de 58.000 euros en la reparación de las pistas deportivas del barrio de Tiro Nacional y en crear una plazoleta “para habilitar una zona de descanso donde antes sólo había una bancada de hormigón con un escalón”. El consejero Manuel Ángel Quevedo explica que son dos proyectos independientes “con los que poder remodelar espacios públicos deteriorados y darles un uso durante décadas”.

Sobre las pistas polideportivas, Quevedo ha explicado que se ha destinado un presupuesto de 48.041 euros para reparar un espacio “con más de veinte años de uso intensivo, sobre todo por parte de los más jóvenes del barrio, lo que ha llevado a su natural desgaste”. Apunta que se ha optado por una actuación integral ya que, además, se han reparado todas las gradas y en las pistas se han corregido todos los defectos que tenían en su base, “completándose con una capa superficial de una pintura especial para este tipo de suelos”.

Respecto a la plazoleta, situada en la calle Enrique Nieto, ha supuesto una inversión de 10.127 euros y ha permitido reconvertir una zona de paso en una plazoleta de 60 metros cuadrados con bancos y papeleras para que pueda ser disfrutado por los vecinos y usuarios de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer.

Asegura el consejero de Coordinación y Medio Ambiente que son dos actuaciones “que han quedado muy bien”, que van a tener un uso “interesante” por parte de los vecinos del barrio de Tiro Nacional y que forman parte del plan de actuaciones “de mediano coste económico” que persigue la remodelación de espacios públicos, “eliminando cualquier tipo de barrera arquitectónica y volviendo a dar uso a estos espacios durante otras décadas más”.

Vía Cope melilla