Últimas Noticias

De los Estatutos de Autonomía de Ceuta y Melilla

Por Alberto Benzaquén

Aunque les suene distante, incluso aunque pudiera tener un sabor a dulce venganza por parte de algunos, el debate en torno al nombramiento de personas no electas como cargos del Gobierno de la Ciudad, es mucho más complejo e importante de lo que muchos de ustedes se pueden imaginar.

Aquí no se trata de decidir si una persona que no haya sido elegida en las urnas, puede ser o no miembro del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla, o de si el Gobierno de nuestra misma Ciudad Autónoma, puede incorporar a quien quiera o considere más oportuno o necesario.

El fondo de este debate es saber si queremos ser una autonomía más de España o, por el contrario, ser un Ayuntamiento más de los muchos que hay en España. Con la salvedad relativa a poder contar con más competencias y con algo más de presupuesto.

Esa es la esencia del debate que algunos partidos, curiosamente los que más piden al Gobierno de España, caso de Coalición por Melilla, parece que quieren ocultar, como si de lo que se tratase fuese de una caza de brujas contra los consejeros y viceconsejeros no electos del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla.

Y es que, qué quieren que les diga. Uno por lo que lee y oye, tiene la sensación que todo lo que pudiera ser o sea un revés judicial contra alguna decisión adoptada por el ejecutivo local, desde la oposición se interpreta como una especie de victoria política. Aunque esa victoria sea un grave retroceso para Melilla y para el conjunto de los ciudadanos melillenses.

Entiendo que desde la oposición no se vea con buenos ojos el alto número de viceconsejeros que pueda tener el Gobierno de la Ciudad. Entiendo y además comparto, que uno de ellos, mejor que se hubiese quedado en su casa calladito y a buen recaudo, antes de liarla más en este debate acerca de nuestra situación administrativa. Y comprendo, que a lo mejor, una persona no elegida por los ciudadanos en las urnas, no esté tan legitimada como un diputado electo de la Asamblea de la Ciudad Autónoma de Melilla para poder gobernar.

Miren, hasta ahí, pues como que no tengo mucho que recriminar, y menos reprochar a los partidos de la oposición. Una oposición, que si bien hacen su trabajo, desde luego que en ocasiones se equivoca y busca cobrarse víctimas con una escasa amplitud de miras. Cuando detrás de determinadas batallas políticas, hay guerras mucho más importantes que se podrían perder.

Hoy por hoy, tal y como está el mapa mundial, tal y como está la geopolítica y la geoestrategia, lo peor. Sí, lo peor que le podría pasar a Melilla es que un tribunal, no sé si el Supremo o el Constitucional, decidiese que los gobiernos de Ceuta y Melilla no pueden albergar en su seno a personas no electas.

¿Saben por qué? Porque de pasar eso, de decir el Supremo o el Constitucional que Melilla y Ceuta no pueden tener en sus respectivos gobiernos a personas no electas, lo que estaría diciendo sería que Melilla y Ceuta son ayuntamientos al uso, como lo pueden ser el de Castellón, el de Cuenca o el de Nerja. Esa sentencia, en el caso de producirse en esos términos, anularía por completo a nuestro Estatuto de Autonomía, y nos devolvería a la situación de primeros de los años 90.

Soy de los que está convencido que eso no será así. Vamos, que de ninguna de las maneras, un tribunal de justicia será capaz de poner a los pies de los caballos un Estatuto de Autonomía como el de la Ciudad Autónoma de Melilla. Y mucho menos, omitir esa disposición transitoria quinta de nuestra Constitución, en la que queda clara la posibilidad de Ceuta y Melilla de convertirse en ciudades autónomas, si los plenos de sus respectivos ayuntamientos, así lo deciden por mayoría absoluta de sus miembros.

Por tanto, tampoco se crean que tengo una excesiva preocupación por lo que pudiera pasar o dejar pasar en los tribunales de justicia al respecto. Vamos, que estoy plenamente convencidos de que esto no irá a ningún lado y los gobiernos de Ceuta y Melilla, como gobiernos autonómicos que son, seguirán pudiendo contar con personas que no hayan sido elegidas por los ciudadanos en las urnas.

Pero miren, como a mi me gusta rizar el rizo y de vez en cuando ir un poco más allá de donde van otros. Imaginémonos que en lugar de ser todo normal. Es decir, que cualquier  tribunal minimamente sensato dé la razón a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla en este asunto, va y se la quita, y dice que ambas ciudades son ayuntamientos al uso. ¿Saben ustedes lo que eso supondría?

Entrar ahora a detallarles todo lo que podría pasar en caso de producirse un fallo como ese, me llevaría prácticamente la hora y cuarto de programa que tenemos todos los días, y como comprenderán no me puedo permitir ese lujo.

¿Pero saben realmente quienes serían los que ganarían más en todo este asunto? Los anexionistas del otro lado de la frontera y los que tenemos dentro de nuestra ciudad, a modo de piratas del Caribe y promarroquíes bien subvencionados. Esos, y no otros, serían los grandes beneficiarios del hecho de que Melilla dejase de ser una Ciudad Autónoma y se convirtiese en un Ayuntamiento al uso.

¿Qué por qué se preguntarán muchos de ustedes? Pues muy sencillo, porque el simple hecho de que Melilla, desde un punto de vista administrativo, fuese diferente al conjunto del Estado español, que ya saben que se compone de autonomías, sería motivo más que de sobra para poder plantear ante la ONU, una reclamación soberanista de Marruecos sobre ambas ciudades autónomas.

Sí, queridos amigos y amigas. Aquí, en este debate acerca de si el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla puede tener o dejar de tener consejeros y viceconsejeros no electos, hay más, mucho más. Vamos muchísimo más.

Aquí se esconden, no sé si desde el desconocimiento o la conspiración, elementos mucho más importantes que pueden poner en peligro el actual estatus de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Y no sé por qué me da a mí, que nada de esto es casual. Porque como les digo siempre, en política no existen las casualidades, ni existirán jamás.

En esta ciudad estamos hartos de comprobar como hay personajes y personajillos, partidos y partidillos y espías de medio pelo, que viven del dinero que llega desde Alhucemas. Que se llevan un buen dinerito a cambio de intentar quebrar nuestra magnífica convivencia. Que se dedican a demonizar a unos ensalzando a otros. Y que ahora, verán un buen filón en este debate.

Yo espero y deseo que nuestra clase política, la que se ha reunido esta mañana en junta de portavoces, no confunda la peligrosa situación en la que se puede quedar Melilla, con una caza de brujas infantil contra algunos miembros del Gobierno de la Ciudad. Espero que nuestros políticos estén a la altura de las circunstancias que se les exige por razón de sus respectivos cargos, y sean capaz de tener un mínimo de amplitud de miras.

Si lo hacen y lo tienen, los ciudadanos se lo sabrán valorar. Si lo que quieren es apuntarse un tanto, a consta de debilitar nuestro actual estatus quo, no me cabe duda que los melillense se lo harán pagar muy pronto en las urnas.

Hoy no les digo nada más de este asunto, porque creo que habrá tiempo, mucho tiempo para poder hablar de un asunto de vital y capital importancia para Melilla y para el conjunto de los ciudadanos melillenses. Prefiero esperar y ver qué hacen nuestros políticos en un tema tan sensible y delicado como este.

Atención Médica Especializada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: