Últimas Noticias

De videntes, Armas y los rechazos en frontera

Por Alberto Benzaquén

Buen trabajo. Excelente trabajo de los miembros de la UDEV de la Jefatura Superior de Policía de Melilla, quienes han logrado detener en Francia a la timadora que se llevó, mínimo, 90.000 euros, de un buen puñado de ciudadanos melillenses.

Digo esto, porque demasiadas veces, sobre todo después de haber sido víctimas de alguna acción fuera del imperio de la Ley, todos, y metámonos todos, nos apresuramos a criticar a quienes trabajan para impedir que los amigos de lo ajeno no hagan de las suyas.

Pues bien, aquí tenemos un ejemplo claro de eficacia policial. De un excepcional trabajo concienzudo, arduo y laborioso, que se ha saldado con la detención y puesta a disposición judicial de una estafadora que se aprovechó, imagino, que de la desgracia, desesperación y buena voluntad de muchos ciudadanos melillenses. Ciudadanos a los que por cierto, habría que sacarles los colores por fiarse de semejante estafa y caer en semejante engaño.

Creo que era de justicia arrancar hoy felicitando a todos y cada uno de los miembros de esta Unidad  de la Jefatura Superior de Policía de Melilla, quienes han estado trabajando incansablemente desde enero para poner a buen recaudo a esta estafadora y su cómplice. Así que mis más sinceras felicitaciones a todos ellos, y sobre todo, una llamada de atención a pardillos y pardillas para que la próxima vez, no es que sean inteligentes, que francamente dudo mucho de la inteligencia de los y las que se hayan creído este timo, pero al menos, que no sean tontos.

Y dicho esto, quiero decirles que el hábito no hace al monje y que aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

¿Y ustedes se preguntarán a qué vienen estas afirmaciones? ¿O qué tiene que ver esto con la UDEV? Y yo les digo, nada. Absolutamente nada. Esto lo he dicho por el ejercicio de propaganda de Naviera Armas hace unos días en el diario Melilla Hoy, vendiendo las excelencias de sus embarcaciones, que ya no son tales. Evidentemente previo pago de su importe, como no podía ser de otro modo.

Miren, a mi que Armas pague dinero a un periódico por su propaganda, me parece bien. Como si quiere pagar también por esa misma propaganda en este programa. Para la casa, como se suele decir, aunque sean piedras. Pero a veces, por fortuna, el dinero no lo puede todo. Y aunque una mentira se repita mil veces, no acaba convirtiéndose en verdad.

Armas ya no es ni la sombra de lo que era. Armas es ya el hermano menor de Trasmediterránea, en lo que se refiere a las atenciones que se les deben prestar a los viajeros que pagan sus billetes y además, Armas tiene un problema, que con tal de no quedarse ciego, es capaz de hacer que los melillenses nos quedemos tuertos.

¿Saben por qué? Porque se equivocan creyendo que con la política y los políticos van a lograr aquello que es imposible: que la Unión Europea permita al Gobierno de España declarar de Obligación de Servicio Público la ruta marítima entre Melilla y Motril. De eso que se olviden, pero que se olviden para siempre, porque es imposible que eso pueda suceder.

Y aún sabiendo como saben que eso es imposible, siguen erre que erre incendiando a través de los políticos, el debate acerca de algo que no sucederá jamás, con el riesgo que eso supone a la hora de mantener, por ejemplo, la Obligación de Servicio Público entre los puertos de Melilla y de Almería.

A mi que haya gente que le guste viajar en Armas, me parece fantástico. Que haya gente que se preste a poner sus caras y sus nombres en la propaganda de Armas, me parece también estupendo. Si aquí, al final cada uno hace lo que le viene en gana y le apetece. Pero ojo. Ojo con ir más allá, que los melillenses, y no los motrileños, ni mucho menos los dueños o jefecillos de medio pelo de Armas, somos los que corremos el riesgo de perder nuestra línea marítima con Almería.

Así que les pido desde aquí a todos los irresponsables que están tentando con exceso a la suerte, que dejen lanzar monedas al aire, no sea que de tanto querer, nos quedemos sin nada.

Y puestos a hablar, quisiera destacar las palabras pronunciadas ayer por el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, en este mismo programa. Palabras sensatas y llenas de cordura, cuando reclamó sensatez y prudencia a Partido Socialista y Ciudadanos, a la hora de no derogar la Ley de Seguridad Ciudadana, que no olvidemos lleva en su seno los rechazos en frontera.

Creo que el delegado del Gobierno puso el dedo donde hay que ponerlo, en no abrir debates estériles e innecesarios, que al final sólo servirán para beneficiar a las mafias de la inmigración que están ahí, agazapadas detrás de la valla, esperando la más mínima debilidad del Estado español para volver a lanzar a millares de inmigrantes subsaharianos a la valla perimetral que nos separa de Marruecos.

Personalmente no sé a qué juegan ni el Partido Socialista ni Ciudadanos en un tema tan sensible, complejo y delicado como este. Pero vuelvo a mi discurso de hace unos días. Si al final esos rechazos en frontera, que empezó a aplicarlos hace muchos años un Gobierno del Partido Socialista, son prohibidos, mejor será que empecemos a plantearnos donde queremos vivir los melillenses y donde queremos criar a nuestros hijos. Porque desde luego, en Melilla será imposible hacerlo con miles y miles de inmigrantes de todas las nacionalidades.

Y fíjense, si me parece irreflexiva a irresponsable la actitud del Partido Socialista y de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, aún más imprudente es la de los representantes de estos mismos partidos políticos en Melilla, quienes no sé por qué y santo de qué, apoyan unas medidas que sin duda alguna van a ser muy perjudiciales para los intereses de los ciudadanos melillenses.

No sé si es que la disciplina interna de ambos partidos les impide poder decir las cosas como son, o es que lo que buscan es que las cosas vayan mal en Melilla, para después, tratar de obtener algún rédito político o electoral. Craso y grave error el de ambas formaciones políticas, entre otras muchas cosas, porque los ciudadanos melillenses con sus votos, después les iban a castigar con extrema dureza.

Pero bueno, estas son las cosas del juego político, que a veces algunos políticos, se toman cosas tan importantes como la convivencia en esta ciudad, como un juego, sin atender previamente a las consecuencias que pueden tener este tipo de juego.

Yo seguiré diciéndoles lo mismo. Asegurándoles que de derogarse esa Ley y prohibirse las devoluciones en caliente, en esta ciudad no vamos a poder vivir.

Algo parecido es lo que dice a este mismo respecto el Partido Popular de Melilla, pero al final, será ese diabólico juego de la política el que decida si en Melilla seguimos los que estamos, o acabamos siendo unos cuantos miles más, como consecuencia de esa barra libre en la que podría convertirse la llegada a Melilla de los inmigrantes de todo el continente africano.

Atención Médica Especializada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: