Últimas Noticias

Del PP, el voto por correo y los promarroquíes

Por Alberto Benzaquén

Tres cuestiones destacan por encima de cualesquiera otras, acerca de la actualidad política local.

La primera, como no podía ser de otro modo, la reelección como presidente regional del Partido Popular de Melilla, de Juan José Imbroda. Una reelección, que no por sabida, tiene menos mensajes positivos para los populares melillenses. Mensajes, como por ejemplo, la continuidad del activo político más importante de esta formación política.

Un Juan José Imbroda que pilotará la que podría venirse a llamar transición dulce en el partido y que ha empezado por la elección de Miguel Marín como secretario regional de los populares melillenses. Un Marín, que después de 26 años de militante en el Partido Popular de Melilla, está llamado, inexcusablemente, a liderar en un espacio de tiempo más o menos corto, un partido que tiene como primer y principal reto, sentar las bases de la Melilla de los próximos 20 años.

Del Congreso, más allá de la aplastante unanimidad con la que los compromisarios reeligieron a Juan José Imbroda como presidente regional, y ese nombramiento de Marín, que no sorprendió a nadie, pocas cosas más se pueden añadir que no se hayan dicho. Un Comité Ejecutivo amplio, al que se sumarán el viernes los 5 vocales de libre designación del presidente y los vocales natos, que no son otros más que los miembros del Consejo de Gobierno de la Ciudad, que no del Gobierno de la Ciudad, como alguno cree que será, además del nombramiento de los vicesecretarios.

Acerca de este último extremo, tampoco se crean ustedes que habrá muchas sorpresas. Imbroda suele ser una persona que huye de los grandes cambios, y hasta es previsible para muchas cuestiones, por lo que no se crean que habrá grandes sorpresas en esos nombramientos. Probablemente se reducirá el número de éstos, pero los nombres, a grandes rasgos, serán los mismos.

Así que de este Congreso Regional del Partido Popular de Melilla, lo mejor será quedarse con esa dupla Imbroda-Marín que regirá los designios del partido, con ese apoyo de la dirección nacional del Partido Popular, empezando por su presidente, Mariano Rajoy, a la reelección de Imbroda, con esas ponencias que marcarán el futuro más inmediato de la Ciudad, y sobre todo, con esa unión que quedó claramente reflejada en el Palacio de Congresos y Exposiciones en la mañana del pasado domingo.

La segunda de las cuestiones a tener en consideración en este arranque de nuestra trilogía semanal, es la fecha de las vistas preeliminares para la celebración del juicio del voto por correo. Los próximos días 4, 5 y 6 de junio, se llevarán a cabo una serie de cuestiones previas a la celebración de ese juicio, en el que se sentarán en el banquillo de los acusados más de 30 personas. Todas ellas pertenecientes o relacionadas con el Partido Socialista y Coalición por Melilla.

Un juicio importante, que previsiblemente se iniciará a primeros del próximo mes de octubre o finales del mes de septiembre, y en el que además del futuro político de muchos encausados, tanto Partido Socialista como Coalición por Melilla, se van a jugar buena parte de su futuro. No de su futuro más inmediato, que también, sino de su futuro a medio y largo plazo, mirando sobre todo a las próximas elecciones municipales y autonómicas del último domingo de mayo del año 2019.

Las acusaciones que pesan sobre algunos de los encausados son de extrema gravedad, y si bien es verdad que habrá que probarlas, se me antoja harto complicado que no haya algunas condenas, más de carácter administrativo que penal, para alguno de los que tendrán que sentarse en ese enorme y figurado banquillo de los acusados.

De momento, más allá de los escritos de acusación que se conocen desde hace bastante tiempo, poco más se sabe, salvo que en junio se cerrará todo el proceso que ha durado ocho años, y que se marcará la fecha del juicio.

Ahora toca esperar hasta esa primera semana del mes de junio, para ver cómo se presenta el proceso, conocer las últimas acciones de las múltiples defensas de los encausados y esperar a ver qué sucede cuando se dicte sentencia. Porque tarde o temprano tendrá que sentenciarse este caso que lleva años en los juzgados de la ciudad.

Y la tercera de las cuestiones, tiene mucho que ver con la obsesión enfermiza de algunas mentes calenturientas, debidamente aleccionadas desde Marruecos, por querer como sea, criminalizar a unos melillenses, y ascender al reino de sus figurados olimpos, a otros.

Desde hace ya mucho tiempo, demasiado diría yo, hay en Melilla agentes marroquíes que sólo buscan crispar la convivencia y romper el status quo de esta ciudad. Imbroda los llamaba el pasado domingo, partidos fantasmas, aunque estos de fantasmas solo tienen la sabana, porque manos para ponerlas sí que tienen de verdad.

No sé qué pensarán ustedes, pero yo creo, y así lo llevo diciendo desde hace ya mucho tiempo, que en Melilla estamos tensando demasiado la cuerda. Que de tanto mirar para otro lado, al final vamos tener todos torticulis, y que elementos traídos desde fuera de la ciudad, caso por ejemplo de Tono Rodríc, líder procesado de Los Verdes, sólo servirán para que un día pase algo en esta ciudad de lo que los melillenses, los que de verdad nos importa nuestra tierra, nos tengamos que arrepentir y además mucho.

Este juego, debidamente diseñado y probablemente bien financiado, y no me sorprendería nada que hasta remunerado, consiste en hacer creer a los ciudadanos melillenses de confesión religiosa musulmana, que no los quieren. Decirles poco menos que son algo así como unos apestados, y que nadie se preocupa de ellos.

¿Qué por qué hacen esto se preguntarán muchos de ustedes? Porque saben que hablamos de personas con dificultades, cuando no extremas dificultades. Un caldo de cultivo fácil para la revuelta, para echar a pelear a unos melillenses contra otros, con el único objetivo de crispar la convivencia. Y ya se sabe que a río revuelto, ganancias de pescadores, y quienes mejor que estos sujetos para ganar. ¿Qué? Ellos mejor que nadie lo saben.

No sé qué pasará en un futuro más o menos corto. Lo que sí sé es que cada vez tienen más altavoces estos que buscan destrozar nuestra convivencia y si pueden, destrozar también nuestras calles y lo que haga falta. Aquí, más de uno y más de una están cometiendo un grave error, del que al final, de tanto dejarlos pasar por alto, nos vamos a tener que arrepentir los demás.

Ahora llega la Semana Santa, y no me cabe la menor duda que alguno de estos alborotadores, escribirá y se publicará algo en contra de una de una de las grandes tradiciones populares de Melilla. Eso pasará, como pasó lo que pasó hace dos años en medio de una de las más importantes procesiones que se llevan a cabo en Melilla. Y lo más triste de todo, es que se dejará pasar como tal cosa.

Bueno, al final, y de eso que no le quepa la menor duda a nadie, llegarán las madres mías. Todos alarmados y todos cabreados por no evitar algo que ahora, antes de que pase, se podría evitar.

Atención Médica Especializada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: